//
now reading...
Español, Gestión e innovación, Herramientas

Infraestructura en la web 2.0: redes sociales

Al hilo de este excelente artículo sobre la última ronda de financiación de Ning y las extrapolaciones (más o menos serias) sobre el valor de una “red social”, hay un par de temas que merece la pena comentar… y como me estoy pasando con el contenido en inglés, habrá que hacerlo en español :-).

La primera es que Marc Andresseen (uno de los principales accionistas y en su día líder de Netscape) parece haber aprendido razonablemente la lección de la “era puntocom”, en la que (una vez saldadas todas las cuentas) los que más dinero hicieron fueron los que proporcionaron servicios e infraestructura a los demás. Los demás, en esos casos, corrían con el riesgo de intentar construir un modelo de negocio, unos contenidos, algo que vender. Los que se dedicaban a las infraestructuras cobraban siempre. También es verdad que Ning también debe rentabilizar su infraestructura, pero al menos no paga por los contenidos ni el trabajo de promoción.

La segunda es que ese mercado (plataformas que permiten crear redes sociales propias a terceros) está cada vez más nutrido. Ning es probablemente la más grande, pero no es la única: CollectiveX.com y Grou.ps son ejemplos muy serios.

Y quizá lo más interesante es que se están desarrollando ya “formatos de intercambio de datos” (para llevarte una red de una plataforma a otra) e incluso hay proyectos Open Source más que solventes para intentar crear un estándar en este terreno… alguno de ellos incluso aloja redes para terceros.

El resultado neto, como dice el primer artículo citado, es que este tipo de infraestructura es cada vez más común, más “commodity”, y más abierta. Ya no es necesario instalarse el software en un servidor propio, con el coste y el riesgo correspondientes. Las competencias para crear, llevar y promover estas redes cada vez son más comunes, lo que permite ir incorporándolas en la estrategia de comunicación de más grupos y entidades (la última a la que he tenido el gusto de ayudar es la comunidad de ciudadanos alemanes de una ciudad francesa… liderados por el cónsul local y una ex consultora de Siemens). Es decir, un paso más en el camino de abrir el uso de estas tecnologías a cualquiera que las necesite: el mismo que ha cambiado la web hasta el punto actual.

Otra consecuencia de esta masificación es más prosaica pero igualmente real: la disminución del precio del talento. En los EEUU ya están contratando “facilitadores online” casi por el precio de teleoperadores no cualificados, en España se pretenden contratar moderadores “a tiempo parcial” por dos duros y responsables de comunidad por cuatro, y el resto de los salarios para lo que antes podían ser puestos especializados está cayendo como piedras. ¿Bueno o malo? Depende de para qué. Mi impresión es que muchos se están precipitando: un buen moderador (por ejemplo) requiere no sólo conocimiento general sobre estos temas sino también una cierta familiaridad con el terreno, una personalidad apropiada, tablas… y todo éso muchas veces no se puede contratar, así que menos aún se va a encontrar barato.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: