//
now reading...
Español, Gestión e innovación, Herramientas

Estadísticas reales de uso de la nube

Hay veces que merece la pena leer TechRepublic; Hiner no es muy profundo pero sí que se entera de cosas interesantes. Un caso notable es el de hoy, en el que nos trae su experiencia de la Structure Conference y su resumen del Future of Cloud Computing Survey. Tanto por la calidad como por la experiencia de panelistas y encuestados, ambos son interesantes. Y ya que nos perdemos el evento de temas nube que había hoy en Madrid…

Empecemos por un “disclaimer”. Soy de los que apuestan a que la mayor parte de la evolución informática de los próximos años pasa por alguna forma de “nube”, pero no necesariamente por pasar aplicaciones corporativas completas a servidores o servicios de terceros. Por poner un ejemplo, existen tecnologías (las hay buenas, españolas y con versión open source, y una global con versión española ) que permiten a las grandes organizaciones flexibilizar sus propios recursos creando “nubes privadas”, desde las que dar
servicio a empleados y clientes sin sacar los datos de casa y al tiempo ahorrar seriamente en costes y complejidad. Y existen muchos modos de sacar partido a la nube sin poner en ella todos los huevos. Véase iCloud.

El hecho es que a día de hoy, la prestación de servicios a terceros de forma remota mediante internet tiene varias limitaciones serias. Todas tienen solución, y es interesante ver por dónde se están buscando.

La primera limitación es legal y de seguridad (a la vez). No existe un modo (legalmente) reconocido de certificar la seguridad y alta disponibilidad suficientes de un servicio “en la nube” o “SaaS” concreto, por lo que las administraciones públicas y la mayor parte de las organizaciones (que gestionan datos de clientes o sencillamente sensibles) no pueden usarlos en tareas clave.

La segunda es tecnológica. La inmensa mayoría de esos servicios funcionan a día de hoy como “sólo online” (con la saludable excepción de iCloud, ya mencionado). Es decir, funcionan mediante un navegador web y apenas guardan nada en el equipo local. No pueden funcionar donde falte cobertura, están completamente sujetos a interrupciones del servicio, y tienen todos los datos en manos del proveedor.

La tercera es de gestión. La inmensa mayoría de esos servicios se están vendiendo como modos de “superar las limitaciones de su departamento de IT”. La consecuencia es que con demasiada frecuencia acaban fuera de la órbita de ese departamento, cuando deberían ser un refuerzo a sus capacidades internas. Eso crea problemas, desde el presupuesto a la estrategia de sistemas, porque el jefe departamento que decide ir por Google Docs normalmente no se para a pensar en las necesidades de integración con los flujos de trabajo de la empresa, en los que se está invirtiendo a petición de otro departamento.

Algunos ven también una limitación en la falta de estándares para poder pasar los datos, o los propios servidores virtuales, de un proveedor a otro. Esto es relativo (Microsoft permite importar VMWare, Abiquo permite cambiar de hipervisores sobre la marcha, abundan las APIs abiertas y soluciones open source como OpenStack (volvemos a los mismos una y otra vez, sí…) y no más cierto que en el entorno offline. Pero sigue siendo verdad: si no lo planteas bien, es difícil cambiar de proveedor una vez puestos en marcha.

En resumen, a día de hoy “la nube” puede ser muy útil, pero sólo enfocada del modo correcto y de acuerdo a las necesidades reales de la organización. Inevitablemente su adopción va a ser un poco caótica, al menos hasta que se resuelvan algunas de las limitaciones mencionadas o las organizaciones aprendan a darles la vuelta (es posible). Pero va a suceder.

Los panelistas y los encuestados citados más arriba están de acuerdo. Por un lado, reconocen que a día de hoy lo único que se está pasando a la nube son “aplicaciones laterales” o no clave, empujadas por departamentos y no por IT, y los sistemas de empresas puntocom que aspiran a dar servicio online. Por otro, la inmensa mayoría piensa que hasta el 75% de la informática
residirá en “la nube” en 5 años.

Es un informe que merece la pena ver. Igual que merecerá la pena ver la evolución de lo que ahora llamamos “nube” en esos cinco años, para hacer posible esa migración.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: