//
now reading...
Comunidades, Español, Gestión e innovación, Política

¿… y si acabáramos con la piratería?

El pasado viernes, el Economist sacó uno de esos números que se indigestan: demasiadas ideas en demasiado poco rato. Y hay una en concreto que tengo atravesada.

La culpa, en concreto, es de éste artículo. Menciona los países con mayores índices de piratería de contenidos, y especula un poco sobre las causas (¿económicas? ¿legales? ¿especialmente culturales?). Y le deja a uno pensando en porqué España se parece culturalmente más a Nigeria o Rusia que a Alemania o Corea.

Somos un agujero negro para los contenidos con derechos de autor. Y eso tiene sus consecuencias, como también explica el artículo, principalmente en la inversión en contenidos culturales locales por parte de los grandes grupos (aquí, cada vez menos) y en la rentabilidad de las actividades culturales (aquí, poca y por éso dependiente de la buena voluntad política). Pero quedémonos con una cita:

Last year IDC, a research firm, found that 92% of 16- to 24-year-old internet users (and fully 70% of 45- to 55-year-olds) in Spain admitted to using peer-to-peer networks. Music sales have collapsed. In 2010 barely 10m CDs were sold in the country—down from 71m in 2001. Digital sales are puny, too.

Aprovechando que el verano sigue y aún puedo permitirme desperdiciar neuronas en estas cosas, me preguntaba si este tema no será mucho más sencillo de lo que nos hemos hecho creer en los últimos años, con leyes Sinde, SGAEs, cánones, telecos y asociaciones de “internautas”. Me preguntaba si, de hecho, no será que no tiene nada que ver con la “cultura” local y sí mucho con una legislación y un entorno que benefician a algunos y perjudican a otros.

Y si no sería bonito que, roto el encantamiento de la SGAE y su inexplicable poder sobre Cultura, aprovecháramos para cambiar de tercio y demostrar que aquí el problema es de incentivos y no de cultura. Es cierto que ni yo ni (probabablemente) ninguno de los sufridos lectores que pasan por aquí estamos en condiciones de hacerlo… pero el ejercicio teórico tienta.

¿Porqué en Alemania es fácil que un pirata se vea denunciado y multado, y aquí no? ¿Porqué en Corea te pueden cortar la conexión si está claro que pirateas? La legislación española permite las copias privadas y compartir contenidos gratis (o así se ha interpretado), pero bajo ese paraguas se han metido a presión (presión de la asociación de internautas, y de las telecos) demasiadas cosas…

Como dice el artículo, en Rusia y en Nigeria la principal razón de la piratería parece clara: unos costes  desproporcionados con el valor real del bien y el poder adquisitivo de la gente. Aquí, evidentemente, no tenemos esas disparidades, pero tenemos una conciencia muy clara de que un DVD (o un CD) generalmente no valen lo que cuestan. Y lo que es peor: los ciudadanos tenemos una justificación moral clara para piratear. El famoso cánon, que pagamos por defecto, es de hecho un pago por adelantado por el consumo de esos contenidos piratas.

Resumiendo:

  • El cánon ofrece un paraguas ético muy sólido para justificar la piratería, puesto que ya se nos está cobrando cualquier infracción de los derechos de autor que hagamos. Cura: eliminar el cánon, como está mandado (y prescrito por la UE).
  • El contubernio de la SGAE, cuya actitud abusiva (hacia público y artistas), cercanía al poder político, y falta de claridad hacían que fueran universalmente considerados como víctima justificada de cualquier cosa (“quien roba a un ladrón…”). Cura: desmontar la integración entre la SGAE y las instituciones públicas, hacerla transparente, procesar pronto a los inculpados.
  • La legislación sigue siendo lo suficientemente ambigua para que se pueda justificar la copia de archivos en sistemas peer to peer, o de cualquier modo que no implique cobro. Cura: tan sencillo como aclararla, de modo que puedan definirse con claridad los delitos de piratería de contenidos.
  • Las telecos venden banda ancha sabiendo que casi la única cosa que se consume, cuando se le saca partido, son contenidos ilegales. Y pudiendo además hacer, como los coreanos, verificaciones de ésto (no es tan difícil identificar el tráfico de Megaupload, por ejemplo… que lo del peer to peer está muy sobrevalorado). Hay que obligarlas a hacerse responsables de dar cauce a un delito de piratería de contenidos.

En Corea, existen medios de sobra para adquirir contenidos digitales a precios razonables. Porque están razonablemente protegidos contra la piratería. Aquí, salvo a Apple, es difícil que le compense a alguien; hasta Telefónica cerró su experimento. Nos estamos disparando en el pie nosotros mismos.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: