//
now reading...
Gestión e innovación, Política

“El paro es un lujo”: reconstruyendo el mercado de trabajo según el IESE

Cuando uno es economista de formación, y schumpeteriano por vocación, no puede evitar poner el oído cuando le anuncian un debate sobre (ni más no menos) arreglar el mercado de trabajo. Eso es lo que el IESE ofreció anoche en su programa de continuidad, y fue interesante.

La idea básica pareció ser contrastar las ideas “clásicas” representadas por Juanjo Toribio, con las ideas “sociales” presentadas por Sandalio Gómez. Lo que se vio fue más bien el contraste entre una visión macro (Toribio) y una micro, o política (Gómez) de lo mismo. No hay divergencia teórica entre las dos, pero sí diferentes hipótesis, y se nota.

La intervención inicial: ortodoxia macro

El profesor Toribio prometió incorrección política (o al menos “herir las sensibilidades del espectador”) y abrió con un repaso de teoría básica sobre el equilibrio del mercado de trabajo, siguiendo con los efectos de las rigideces (en resumen, si hay menos demanda de trabajadores, el sueldo medio debería bajar… pero si hay cosas que impiden que baje, el resultado es menos gente empleada).

equilibrio-impedido

Muy claro para economistas, probablemente infumable para muchos otros, contado al máximo nivel de agregación, pero ortodoxo al cien por cien y con algunas reflexiones memorables. Me he permitido seleccionar una colección:

“El paro es un lujo que sólo las sociedades ricas nos podemos permitir. [Nos permitimos] mecanismos y rigideces que expulsan del mercado a un número de personas a las que después indemnizamos.”

“¿Cómo sé que el mercado español es rígido? ¡Porque hay paro!”

Ante la crisis, otros países, con diferentes herramientas, han disminuido los salarios reales y mantenido niveles de empleo muy superiores al nuestro. “Si no ajustamos por precio, ajustamos por cantidad: todos al paro”.

“Lo que para sociólogos o juristas son conquistas sociales, para los economistas son rigideces. ‘Tenemos un sistema protector’, dicen. ¿De quién, con seis millones de parados? ¡De los que se quedan!”.

“Si los salarios suben más que la productividad, aparece el paro.”

La réplica: política y restricciones

La intervención del profesor Sandalio Gómez se presentó (por él mismo) como un punto de vista más abierto a las consideraciones de la sociología, aunque todavía economicista. Lo que se podría llamar “economía política”.

Lo más relevante quizá fue la identificación de los factores que influyen en el mercado de trabajo, a un nivel bastante menos agregado. El profesor Gómez resaltó el papel que tanto la negociación colectiva como la interpretación judicial juegan, más allá del marco legal; recalcó también (directa e indirectamente) el papel del “contexto socioeconómico”.

Lo malo del modelo desagregado es que venía mezclado con hipótesis muy discutibles. Por ejemplo, hay sueldos “impensables” sea cual sea la situación del mercado; o el contrato único es “impensable” porque acaba con la necesidad (“parte del modelo europeo”) de dar una razón para despedir a la gente, desjudicializando los despidos, y racionalizando las indemnizaciones (subiendo desde 8 a 20 días por año, hasta un año, como se hace ya en otros países de Europa). En sus palabras:

“Si hablamos de cambiar el modelo aquí, se arma la de San Quintín y acabamos con las calles incendiadas por los sindicatos. Queda movernos dentro del marco europeo.”

La parte mollar de su intervención fue un análisis de la última reforma laboral y su efecto en los últimos doce meses (conclusión: bien, pero hace falta tiempo). Entre las reflexiones interesantes:

– El profesor señalaba las bondades de los contratos en prácticas (salario por debajo del de convenio, dos años, al terminar haces lo que quieras) y se preguntaba porqué tienen tan poco éxito (1% de la fuerza de trabajo). Tengo mis opiniones, y Expansión también, pero el hecho es que no hay datos.

– La ultractividad, por la que un convenio seguía vigente si no se lograba otro, perpetuando condiciones insostenibles, ha sido acotada en la reforma laboral… pero sindicatos y CEOE hacen lo que pueden por extenderla.

– Tampoco cuaja el contrato a tiempo parcial: no aumenta, al revés que en el resto de Europa (Holanda tiene casi un 50% de este tipo). Y son los que permiten encontrar una solución a la conciliación familia-trabajo. Aquí, en cambio, son los primeros contratos en eliminarse (Dato que no dio: especialmente en la administración pública).

– El impacto de la reforma en los ERES no ha sido enorme (un pico tras la reforma, luego apenas algunos más que antes), casi ninguno de los que se piden se rechazan, casi todos vienen con pacto previo.

– ¿Qué más se puede hacer? Sobre todo en el plano informal, más allá de la norma: cumplirla. Y controlar a los desempleados (“Hay pobres desempleados y otros a los que habría que meter en vereda”).

Coloquio: menos mitos y más cambios culturales

El debate-coloquio posterior fue muy interesante. Aunque me temo que como debate estuvo muy desequilibrado a favor del profesor Toribio. Algunas citas y reflexiones:

“¡Esto no es un ‘modelo’! Es el mercado de trabajo.”

(Los “modelos” no vienen sólo de los sindicatos) “Los magistrados de trabajo, abogados laboralistas, expertos en relaciones laborales, son a los que se encarga la reforma, ¿qué van a reformar? ¡pero si viven de eso! Nunca se encarga a los economistas.”

No hay un “modelo americano”. Detroit está muy sindicalizado, y por eso las empresas automovilísticas casi quiebran y tuvo que salvarlas el Estado. En los estados del Sur, en cambio, se están produciendo ya casi más coches que en Detroit, porque tienen un modelo muy distinto.

coste-rigidez

Y no hay un “modelo europeo”, en Alemania por ejemplo no hay salario mínimo interprofesional y no pasó nada. (Apunte: se fijan por convenio, y Sandalio Gómez ha escrito un paper sobre el tema). Nada que ver con el modelo de “flexiseguridad” danesa, donde despides a quien quieras cuando quieras por muy poco, pero hay muy buen subsidio de paro, eso sí muy vigilado.

Aquí, el máximo índice de colocación se produce en los tres meses últimos que es cuando de verdad se busca trabajo. “Nunca he entendido” que se cobre la indemnización y luego la prestación por desempleo. Algo que también dijo González, “y se arrugó en el 94 frente a los magistrados”.

Entre los comentarios y respuestas de Sandalio Gómez, me quedo con la confirmación de que para que la reforma laboral tenga efectos es necesario “un cambio cultural, en empresa, sindicatos y jueces”. Algo que necesita tiempo. “Hay muchos que no se dan cuenta de las posibilidades reales”; los sindicatos sí y por eso no quieren aplicarla “en su texto”.

Sobre el poco éxito del contrato en prácticas, “el ministerio de Empleo no se lo explica”. Parece que hay miedo al sindicato por confundirse con un contrato basura.

Sobre el contrato a tiempo parcial, la cosa tiene menos dudas: el contrato exige fijar las horas del contrato, no es fácil moverlo, no es flexible. Habría que flexibilizarlo. Pero lo primero, ir a Holanda a ver qué hay que hacer (ellos tienen casi un 50%, nada de paro y están encantados).

En resumen

Interesante, hasta refrescante, pero (para ser una reconstrucción) muy poco rompedor.

Da la ligera impresión de que los países que han conseguido un nivel de empleo sostenido no se han andado con chiquitas o con “modelos”. Hay que aprender de otros, y hay que pensar en los problemas con un poco de radicalidad. Y hay que completar los modelos al máximo, con todos los factores posibles: el “mercado de trabajo” estadounidense incluye más de un 30% de “contractors” o “freelances”, por ejemplo. El empleo tal como lo conocemos, como decía MacAfee, va camino de ser escaso, pero eso no significa que no podamos trabajar todos.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: