//
now reading...
Español, Gestión e innovación, Proyectos

Presentación de Startup Europe: todo lo que necesitas saber (o casi)

Este es uno de esos casos en los que no sabes con qué titular quedarte, porque son demasiados. La experiencia dá para mucho más que un post de blog; ya los iremos escribiendo.

Resumamos la historia de un día de workshop en Bruselas con los chicos de la DG de redes, contenido y tecnología… y unas 100 personas más, de los fundos de las aceleradoras, crowdfunding, capital riesgo, coworking, desarrollo regional, e incluso uno o dos startups.

No os perdáis ninguno de los pasos, que es complicado:

– La UE se ha gastado 600 millones de euros, pagados a consorcios formados por casi 160 empresas a lo largo de los últimos años, en una serie de proyectos destinados a crear herramientas básicas para algunos de los puntos clave del desarrollo web. Desde seguridad pasando a conectividad móvil y llegando hasta big data, ciudades inteligentes y cualquiera de los palabros de moda.

– El resultado son esencialmente adaptaciones de herramientas de referencia, algunas tan grandes como una versión de OpenStack para crear “nubes privadas” y otras pequeños programas de encriptación. Se basan en herramientas Open Source e intentan seguir estándares.

– Los proyectos resultado de la FI-PPP (Internet del Futuro – Asociación Público Privada) aún no tienen demasiada demanda. No es que sean malos (no pueden serlo, con la base que tienen), es que no son la única opción, y el resto tienen sus ventajas… como una comunidad de desarrolladores.

– Así que han casado FI (Future Internet para los amigos) con la iniciativa Startup Europe. Startup Europe consigue acceso a una cantidad muy seria de dinero; Future Internet consigue un modo de crear demanda.

– Future Internet ha sacado ya un conjunto de pliegos por un total de 130 millones de euros, a los que pueden apuntarse consorcios de empresas intermediarias (es decir, no startups): el objeto de 8 de los nueve apartados es distribuir la mayor parte de esos cien millones entre startups y PYMES, de modo creativo y con una condición especial.

– Son subvenciones a fondo perdido. No préstamos ni participaciones en capital (salvo que algún intermediario se ponga realmente creativo).

– Los consorcios intermediarios tienen que sacar sus propias convocatorias, juzgar, repartir, y auditar. Todo ello en un plazo de dos años desde el 30 de Diciembre.

– La condición sine quae non para recibir ese dinero es usar la tecnología creada por el FI-PPP… o justificar abundantemente porqué prefieren usar algo equivalente creado por terceros. Tan abundantemente que convenza al consorcio de turno.

– Los consorcios intermediarios se quedan con hasta el 20% del importe total en concepto de gastos de gestión. Aunque lo lógico es que lo hagan por menos. Y sí, es cierto que lo normal (por consenso entre los presentes, que saben de éso) es más bien el 7%. Aunque hay gente en la administración europea (obviemos nombre, pero lleva falda) que piensa que el 20% es poco.

– Para facilitar el trabajo de preparar propuestas, la Comisión ha creado, o inducido, una serie de redes (de inversores, de aceleradoras, de coworking, de…). Aparte de compartir experiencia y merendar juntos, el objetivo es precisamente ése: facilitar que se presenten.

En resumen: ¿avalancha?

Con estos mimbres, la reacción de la sala ha sido rápida: ¿dónde hay que firmar?

La pena es que la cosa no es tan sencilla. Entre las conversaciones de los ratos de networking sonaba constantemente el rechinar de dientes (“pero ¿cómo cuernos se presenta un proyecto de éstos?”, “¿con quién me asocio?”, “¿de verdad no queda zumo de naranja?”).

El consuelo es que, con el márgen que se está poniendo sobre la mesa, estoy seguro de que no faltarán consorcios dispuestos a hacer de Papá Noel con los startups con el dinero de la Comisión.

El camino no será fácil para los startups que se apunten. Esos módulos y sus reutilizables no están aún bien documentados, no tienen comunidades de soporte, y en estos momentos se están creando los primeros ejemplos de referencia. Las startups que acepten usar sus métodos tendrán relativamente fácil acceder a su dinero, pero éso no les va a librar de pegarse con toda una plataforma tecnológica “nueva”.

¿El resultado?

Esperemos que no sea como el de las subvenciones a la madera como combustible verde. Pero habrá que mirar con cuidado.

Por un lado, es muy probable que se consiga el efecto buscado de lanzar los elementos de FI-PPP: un ejemplo de política industrial hecha con la cartera, aunque al modo delegado y descentralizado propio de la Unión.

Por otro, los incentivos son mejorables. Veremos mucho dinero puesto en el mercado… en manos de entidades que cobran por ponerlo allí, no porque sea rentable, ni porque cree riqueza. Uno de los contertulios, que no nombraremos porque tiene cargo oficial (gordo) se teme una inundación que sobreprecie los startups y no ayude a crear empresas a largo plazo.

Eso sí: a corto, vamos a ver una estimulación del mercado tecnológico europeo cuando menos curiosa. Seguiremos informando.

¿Quieres más?

El evento se transmitió por webcast y se ha retransmitido por twitter con el hashtag #startupeurope. La iniciativa tiene una web (o varias) de la que no es difícil extraer datos prácticos concretos para ponerse a la cola. Las presentaciones de los ponentes se van a hacer públicas también.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: