//
now reading...
Español, Gestión e innovación, Proyectos

Dudas sobre revistas para iPad (III): PDF, folio, o HTML.

(Artículo originalmente publicado en Magmainside.com el 21 enero, 2013; dos comentarios).

Una de las dudas a las que se enfrenta cualquiera que empiece a diseñar una publicación para tableta es la del formato.

(Aunque hay que señalar que probablemente no es la primera. Antes de llegar a ese punto habrá tenido que decidirse por una solución basada en CMS o basada en archivos. Pero ese es tema para otro artículo. A partir de aquí, supongamos que el editor quiere basar su revista en items o archivos descargables).

A día de hoy hay al menos tres familias tecnológicas: los que usan PDF (con o sin capa de enriquecimiento), los que usan HTML5, y los que usan formatos propietarios como Adobe .folio. Cada uno tiene sus ventajas e inconvenientes, y en todos los casos es importante ver que cambian con el tiempo.

La alternativa PDF

El formato más “clásico” es el PDF. La razón es sencilla: PDF es un formato abierto que se puede generar sin cambiar de herramientas ni de flujo de trabajo. No hay nada especial que aprender ni que comprar. Y se pueden mantener las paginaciones de la revista y las posibilidades de diseño a las que los diseñadores están acostumbrados.

La forma básica de este formato son las “réplicas”, revistas que primero se generan para imprimir y luego se trasladan al iPad sin más. Estas soluciones aportan una experiencia visual parecida a la versión impresa y un entorno familiar al lector. Por otra parte, le privan de la conectividad mínima (links desde el texto) o de las prestaciones multimedia del entorno iPad.

Una forma intermedia son los “overlays” o enriquecimientos. Mediante una herramienta de cada fabricante, el editor indica los puntos sensibles (“hotstpots”) dentro de cada página, y así incorpora links y extras como vídeos, formularios o galerías. La versión final es el PDF sobre el que se superpone un HTML propio de cada fabricante.

La forma más avanzada de este formato es es PDF interactivo. Consiste simplemente en usar las herramientas que los programas de diseño incorporan de serie, para insertar vídeo (embebido o streaming), audio, y por supuesto links. Estos links pueden ser p.ej. a formularios u otros elementos interactivos, pero el PDF en sí es estándar, autocontenido y compatible con casi cualquier visor.

Formatos propietarios

A partir de ese punto, los fabricantes de soluciones de diseño (Adobe y Quark al menos) han ido incorporando funciones y extras que acaban desembocando en la creación de publicaciones que incorporan todas las posibilidades multimedia y de interacción de la web, o poco menos, sin salir del entorno familiar del programa en cuestión.

La ventaja en facilidad de adaptación es evidente, y por éso esta solución tiene bastante éxito donde la revista ya está establecida y el equipo que la pone en el iPad es interno.

Las desventajas son varias. Por un lado, estas soluciones suelen tener un coste asociado serio (licencias, plantillas). Por otro, ligan al editor a un fabricante y sus soluciones mediante un formato no abierto. Por ejemplo, el único fabricante de apps que pueden leer el formato .folio de Adobe es… Adobe. Sólo licencia el visor los clientes de tamaños (y coste) más masivo. Eso significa que si mañana cambias de solución (p.ej. HTML5 o cualquier cosa nueva), todos tus números anteriores van a estar atrapados en un formato que sólo puede leerse con una app hecha con Adobe DPS.

La cuestión de los costes no acaba ahí. Si quieres p.ej. acceso a los datos de suscriptor que recoge Apple para tí, tienes que pagar la gama más alta de precios. Costes por descarga (prepagados). Costes de integración. Costes de… Estar atrapado por un sólo proveedor tiene lo que tiene.

Hay otro problema. Las primeras revistas .folio abultaban cientos de megas, las actuales abultan poco menos. No sólo porque tengan exceso de vídeo embebido, sino porque la solución en sí pretende clonar funciones de HTML5 a base de usar muchísimos gráficos. Aunque Adobe va mejorando, no es una buena solución.

La mejor prueba es Muse: la aplicación de Adobe con la que Adobe pretende hacer obsoleta esta solución.

Lo mismo podría decirse de plugins y formatos de Aquafadas, Quark y otros. Son soluciones propietarias y temporales, imitaciones de HTML5 que obligan a atar el futuro a un solo fabricante.

La opción HTML5

Lo malo del futuro es que no está aquí. “HTML5″ es como se ha dado en llamar al conjunto de estándares que rodean a esta especificación, y que permiten hacer en pantalla cosas que antes requerían una aplicación compleja (animación, multimedia) o un gran archivo estático (paginación precisa y diseño complejo). Es decir, permite crear soluciones que tienen el aspecto y la funcionalidad de una revista digital avanzada y pesan sólo lo que deben.

El problema es que ahora mismo no está maduro. No sólo porque la propia especificación tiene sus limitaciones (combinar el uso de columnas con algunas cosas da resultados sorprendentes) sino porque todavía no es tan fácil de usar como las alternativas anteriores.

Nadie duda de que HTML5 es el camino de pasado mañana. Hasta Adobe, como decíamos, trabaja en crear un entorno de edición web que resulte familiar y sencillo para maquetadores y diseñadores de revistas impresas. MAGMA tiene un proyecto más que serio que va en una dirección relacionada. Hay muchos más. Pero de momento no estamos allí, y eso significa que esta opción sólo es válida para aquellos editores con equipos muy cualificados, tiempo para experimentar… y la opción de reinventar la revista en lugar de adaptarla (o bien con la posibilidad de crearla desde cero).

Y aún hay más

Por supuesto, hay otras soluciones. Desde pseudo-CMS que generan HTML, hasta apps que se alimentan de archivos esencialmente texto. Hay experimentos por todas partes, y puede que alguno sorprenda y se convierta en un estándar a la altura de los tres anteriores. Estaremos atentos. Porque MAGMA tiene el compromiso de acompañar a sus clientes, proporcionando un entorno único (una app) desde la que poder comprar y leer las revistas, independientemente del formato en el que se generen. Lo llamamos “acompañamiento en la evolución”, y para nosotros es una idea clave.

[Actualización a Marzo 2014: El proyecto Magma ha “pivotado”, como se suele decir ahora… adivinad qué formatos soporta ahora.]

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: